Siempre pasa, quieres ahorrar tiempo y resultas retrasandote más. Ley de la vida: el perezoso espera el doble.